27 de diciembre de 2009

Lope vs. Góngora



Lope de Vega vs. Góngora. Se dice que el madrileño en cierto modo admiraba, al principio, al granadino, pero que la cosa se enconó por el culteranista y los discípulos de ambos. Me apasiona firmemente la vida del Fénix de los Ingenios, de aquel poeta, soldado, amante, padre, secretario y leal que vivió apasionadamente su vida y la llevó hasta límites que le sirvieron para ser amado y odiado al mismo tiempo.



Tampoco es más negativa o distinta la vida de Luis de Góngora, inteligente, vividor (dicen que una vez se jugó a los naipes el cepillo de una iglesia) y agudo. La Historia de ambos se ha hecho así: admiramos lo que leemos, lo que sabemos, pero los defectos los conocemos por la poesía mágica e ingeniosa que el uno utilizó contra el otro. Yo, hay día que no sé si soy lopista o gongorino, pero por lo menos admiro a ambos.

2 comentarios:

Lisarda dijo...

Es verdad que estos dos gastaron astillas de su genio en atacarse y no debieron faltar discípulos de ambos bandos dispuestos a incentivar esos rounds de sonetos y décimas hirientes.
Pero es posible, sí, que fueran un monstruo de dos cabezas: me encanta tu idea de que unos días eres lopista y otros, gongorino. Con esa idea tienes para una novela.
Feliz y fecundo (ya que estamos con Lope...)año 2010 para vos, tu blog y tus lectores.
Y a ver si para julio o agosto nos dedicamos a la prolija exégesis de un cabernet o un malbec argentinos!
(Karina Sacerdote ya está anotada)
Un abrazo y hasta pronto.

J dijo...

A mí siempre me ha tirado Quevedo.