20 de noviembre de 2010

Mamen


Mamen es diminutivo de Carmen, algo común y frecuente en España; en la lengua castellana que se habla en Hispanoamérica hay otros diminutivos patronímicos distintos, pero lo aclaro al principio precisamente para mis amigos (sobre todo argentinos) que de vez en cuando entran por aquí y me leen. Bien, pues Mamen es una mujer bastante interesante y, al mismo tiempo, inquietante: me interesa mucho, por ejemplo, su conversación y algunas de las actividades que realiza y, siguiendo el hilo de Ariadna, es inquietante (un poco como todas las mujeres y como todos los seres humanos) por cuanto no termino de adaptarme a su forma de ser, como buen egocéntrico que soy. Es cierto que conozco a algunas mujeres inquietantes cuyo nombre no puedo escribir del todo, que es irreverencia, además, pero Mamen es de otra pasta, es de otra manera. Si uno tiene una musa, a la musa no se le tiene en cuenta casi nada, sea verdad o sea mentira cuanto acontece en la palabra, puesta blanco sobre negro. Es curioso cómo nos marcan las personas que conocemos, como hay mucha gente que se queda y se siente cerca de uno, cómo otras se van alejando en las procelosas aguas del apaño o la venganza o el rencor o, sencillamente, del olvido. Y hay quien uno no puede sacarse de la mente porque lo marca a hierro y fuego que permanece para siempre, aunque duela o no, aunque se vea o no se vea. Esa es Mamen.

2 comentarios:

Lisarda dijo...

Menos mal que aclaras, pues como argentino ya estaba pensando en el subjuntivo de cierto verbo...

¿Qué sería de una mujer si no fuera inquietante? Reemplazaría a nuestra madre.

Me alegro por ti. Y dile a tu musa que escribes y eres leído y algo de tu mundo anclará en ella; tú también estás hecho de otra pasta.

daniel dijo...

wow esa es adriana lima la mujermas guapa del mundo!! me encanta tu arte
gracias para mi es lo mejor