1 de marzo de 2014

"Gente decepcionante"


"Nunca des importancia a quien hiela tus sentimientos con su indiferencia", leíste en aquel libro; más tarde, fue un consejo que siempre diste a tus alumnos. Aquella mañana lluviosa esos alumnos fueron llegando en cascada hasta el Instituto; llovía y el frío les helaba la punta de la nariz, que se les tornó roja. Alguna de aquella gente estaba sufriendo 'mal de amores' y otros, sencillamente, no habían preparado el examen de Lengua. La clase, por tanto, fue un desastre sin paliativos. El profesor, en la segunda hora, la de Tutoría, quiso explicarles que hay gente que es, sencillamente, d-e-c-e-p-c-i-o-n-a-n-t-e"Os vais a cruzar en la vida con gente que os pondrá una cara cuando estén con vosotros y otra bien distinta cuando no esteis junto a ellos; habrá gente a la que sólo le intereséis cuando necesiten apoyo o que les escuchen y luego, si te he visto no me acuerdo; habrá gente, incluso, que en los mejores momentos de vuestra vida os acompañarán, pero cuando os vengan mal dadas os dejarán en la estacada; habrá, incluso, gente que se aproveche de vosotros... y... aún así, encontraréis gente maravillosa por el mundo, que también la hay", disertó el profesor. Un alumno levantó la mano y preguntó cómo combatir ese mal: el profesor concluyó diciendo que había que "poner por delante de vosotros, siempre, vuestros sentimientos; los de los demás son exclusivo asunto de ellos". Sonó el timbre y salieron al recreo. 

2 comentarios:

ALFARO dijo...

Es que en esto no hay emoticonos de aplausos...pero si te esfuerzas los oirás.

Besos

Luzbel. dijo...

Hortensia, una de las profesoras de lengua del instituto, me dijo a mí algo parecido un día. Estábamos a solas, en su departamento, hablando de cierto problema con cierta persona... y soltó justo esto. Con otras palabras, pero fue esto.

Y no sé.

Que echo de menos que vengas a darnos clase.


L.