11 de enero de 2014

"La pintada"



Esta mañana, mientras buscabas inspiración para el acto de esta tarde, te has cruzado con esa pintada: Je t'aime 1000 fois. Alguien que declara su amor a alguien: como aquella vez que tú escribiste un poema sin firmar a una estudiante de la biblioteca y se te debió de notar tanto, que se acercó a tu pupitre para decirte "muchas gracias, es muy bonito: nunca me habían escrito uno". Lo raro del de hoy es el lugar... Esas cosas que se hacen porque una mirada necesita algo más que un punto fijo. Tú también quieres bailar algún día bajo la lluvia en la plaza de Colón de Madrid, sin permiso de la autoridad; tú también comprendes que esas pintadas (aunque la pared se caiga a pedazos) tienen que existir. Poetry in motion. La mañana, muy como de Praga, gris y fría, con la hermosura del silencio, te depara la idea de que las cosas se hacen o no se hacen, pero jamás puede quedar la duda de si pudo ser... Sacas la cámara y lo recoges: "ponlo en el Facebook, te dice el acompañante, periodista". En cuanto has colgado la foto por ahí, en cuanto la has enviado a tu gente... ha surgido la pregunta de si eras tú el autor material: "No, no, yo no...", que suena como a miedo. Si algún día hiciste alguna locura, para el caso de que existiera aquello que llamaban amor, fue más gorda... Este instante miras hacia atrás o hacia los lados, eso da igual: caras que se fueron y ni recuerdas... y cuando sonríes al recordar tus viajes pensados en cinco segundos, llamadas que cruzaban el océano Atlántico o locuras que no son para decir al público, exclamas qué narices y, pese a todo, sea quien sea el enamorado que quiere mil veces a su enamorada, hay cosas que no cambian. Claro que, tú hubieras pintado la pared frente a su casa, el coche de su padre o hubieras puesto el letrero en un monumento: ahí, que se vea. Entonces currábais más y seguramente ligabais menos. Je t'aime 1000 fois. ¡Está chulo!

1 comentario:

ALFARO dijo...

Muy chulo.


Besos