6 de mayo de 2013

La poesía de... Silvia Gallego


De vez en cuando aparece frente a ti una persona que, a los diez o doce segundos de conversación -no exagero-, empiezas a sentir como alguien interesante: eso me ocurrió con Silvia hace unos meses, allá por el 2012. El otro día la poeta Yolanda Sáenz de Tejada me preguntó en Albacete cómo había conocido a Silvia; en ese instante no recordé bien. Esas cosas mágicas que le pasan a uno cuando está a punto de tirar la toalla con la gente, una centésima de segundo antes de pensar que estás cansado de tu propia rutina.
 
Silvia Gallego Serrano es una extremeña (2012 me proporcionó el lujo de conocer a dos mujeres extremeñas bastante interesantes y con ese acento de allí tan dulce, aunque el de Cáceres me parece más fuerte que el de Badajoz, al oído...) afincada en Granada que, además de echar un rato al día a la Lengua y a la Literatura Castellanas escribe poesía; y escribe bien y despunta y dice y conecta con quien la lee y tiene interés y tiene una voz poética que merece la pena que conozcamos de ahora en adelante.
 
Si vas hoy día a una librería te atenazan cientos de libros en eso que se denominan novedades. Y si a uno le gusta decir de los libros, tiene que estar preparado y al día. No es fácil que entre mis dedicaciones filológicas e investigadoras, mis improperios contra cómo va el país mientras veo la televisión cuando la veo, mis clases de francés y demás...  me fije intuitiva-instintiva-impulsivamente en unos poemas; que pase la página y... de repente sienta la necesidad de volver a ellos, de leer ese verso concreto -de Silvia estoy hablando, insisto- que dice tanto; de interiorizarlo y buscar unas páginas más adelante el nombre de la autora: Silvia Gallego.
 
Tal fue como me pasó y como empecé a interesarme por sus versos y a decírselo a otros lectores cercanos. Así es como vendo su interesante poesía... Es complejo ser profesor de Literatura (siempre que los recortes te lo permitan, que no lo permiten) y, ademas, eso que dicen que se denomina ser crítico -que es algo así como encontrar la emoción a las letras- y enfrentarte algunas ocasiones a determinadas letras sin sentir nada -y ahora en nuestro país es necesario decir y, sobre todo, sentir- y no hallarlo. Yo sí, con Silvia Gallego, como antes me había pasado con tantas poetas cuyos nombres he escrito en mis trabajos y en mis días o con esos otros grandes llamados Luis Alberto de Cuenca o Luis García Montero, entre otros.
 
Nuestra Lengua Española, esa maravilla que posee nuestra Cultura, no sería lo que es ni lo que los filólogos nos empeñamos en que sea -y los casi 550 millones de hablantes ya- sin la letra impresa, sin la poesía de la novela, sin la emoción de la poesía, sin la tensión del teatro. Sin la vida nueva de escritores nuevos como es Silvia Gallego.
 
(Fotografía: Jesús Latorre)

3 comentarios:

TUS PROFES de comunicación y belleza dijo...

¡¡¡¡QUÉ EMOCIÓN TUS PALABRAS!!!!

Qué suerte habernos conocido gracias a la antología Enésima Hoja (editorial Cuadernos del Laberinto), qué lujazo tu amistad y confianza...

GRACIAS por estas palabras y tus gestos siempre amables.

TUS PROFES de comunicación y belleza dijo...

Soy Silvia, claro...en el perfil ha salido mi "heterónimo" del blog que llevo en el instituto (curiosa coincidencia, azar o hallazgo).

Gracias también por poner el nombre del fantástico fotógrafo granadino.

Silvia G S dijo...

Os invito a mi blog¡¡ (www.bosquemarlunado.blogspot.com)