20 de julio de 2014

"Una sonrisa y un café"

María; se llama así, no sólo porque lo ponga la placa que lleva puesta, sino porque lo ha dicho ella misma. La misión de un escritor es mirar la realidad... por eso, como María no deja indiferente, el primer día que me atendió, con esa sonrisa suya que pone cuando la mañana casi aún no ha comenzado, miré el ticket ese que te dan en Starbucks cuando pagas... y lo comprobé. Después, mientras que ella prepara un café estupendo, uno se entera qué estudió; qué hace en un lugar como ese, a esas horas tan intempestivas en que solo pululan por la calle los brokers que provocaron la crisis y que van estirados como si jamás hubiesen roto un plato... Es cierto que jode un poco que mientras todo el mundo dice estar de vacaciones, María y yo estemos ocupados, pero no está tan mal, después de todo, empezar el día con una sonrisa y un café... Hay días que buscamos aislarnos, no dejarnos ver, olvidar algo o a alguien... y, sin embargo, otras mañanas a uno le resultan distintas, con esa sonrisa de María y el café que prepara...

2 comentarios:

Luzbel. dijo...

Con dibujos de... ¿telarañas? jajajaja muy rico.



M.

Francisco José Peña Rodríguez dijo...

Sí, María los hace...