28 de mayo de 2015

Querer dos veces

Para desentumecer la mente salgo hacia un café; allí hay dos chicas rabiosamente jóvenes que están hablando de que una de ellas está 'pillada' por dos personas y disertan sobre si se puede o no se puede querer a dos personas al mismo tiempo. Mi propia forma de ser, la saturación de garcilasos y boscanes, aderezados de genialidades lopescas o lorquianas, me hacen concentrarme en el café: aviso que me he divorciado del café solo, bien cargado, para unirme sentimentalmente al café con leche, que me fastidia menos los nervios. Cuando las chicas pagan reparan en mí -porque me conocen-, se acercan, saludan con solvencia y me dejan caer, a modo de bombazo, la pregunta de si yo soy capaz de estar enamorado de dos personas a la vez. Así, de pronto, me entran los siete males: soy de esos tipos a los que se les nota y bastante tiene uno con concentrarse en la dificultad de una única querencia -con sus días y sus noches, previa conquista, que, según el caso, será como el desembarco en Normandía-. No sé si lo que esperan es una lección, un consejo o qué... Esperan y para no defraudar, decido ser radicalmente sincero: "con lo que cuesta conquistar a una auténtica persona, el día que comparta con ella lo que nos toque compartir, no tendré más sentidos que gastar en aventuras". Ponen cara de póquer, me miran raro y decido que deben saber que uno es de los de antes y de letras y que la poesía es íntima, personal y subjetiva, como el querer.

3 comentarios:

ALFARO dijo...

Se puede querer 2, 3, 4, 5....pero enamorase en el mismo espacio tiempo , sólo de un@.
Ea, dicho queda.
Besos

Francisco José Peña Rodríguez dijo...

Estoy de acuerdo: quieres a los de tu entorno, pero enamorarse des dos personas en el mismo espacio y tiempo, es complejo y casi imposible. Por lo menos para los de antes... Ea, dicho queda igualmente.

Mercedes Campos dijo...

No sé, no sé. Antes pensaba así, pero ya no sé. Es demasiado difícil esto del amor. No hablo de enamorarse locamente de alguien, no hablo de vivir historias apasionadas... hablo de ese sentimiento que te llena de alegría serena por dentro. Amar a dos... ahora sí creo que se puede. Otra cosa será la fidelidad, el compromiso que se adquiera libremente con la persona que sea tu compañera, pero amar? No sé, no sé...