29 de diciembre de 2013

"Good bye, 2013"


"Nene, que lo malo va con la racha, no con el calendario", dice la mujer mayor que barre su puerta con una escoba que, seguramente, compró en los años setenta. Estás escuchando, algo después del inusual saludo, una conversación de café en que una madre y una hija hacen planes para el año entrante: el gimnasio, ahorrar para las vacaciones, estudiar inglés -mira que todo eso te suena a lugares comunes de todo el mundo- y más... Es el momento de creer, piensas, que lo malo se irá según el reloj de la Puerta del Sol nos traiga el año nuevo. Nunca caemos en que todo depende de la actitud, del empuje, de cambiar manías... no, es como si el nuevo año trajera rachas de suerte, así en general y para todo el mundo: como una campaña electoral. Tú, sin embargo, has hecho planes para cambiar cosas, para realizar otras nuevas, para dar importancia a unas pocas personas y olvidar a la mayoría de quienes no te dejan un buen poso de café. La vida es así y, al 2013, que no ha sido un buen año en general -ni para ti ni para casi nadie-, le piensas tender un puente de plata para que se vaya y no vuelva. Goog bye, 2013.

1 comentario:

Luzbel. dijo...

Pues yo al 2013 le tengo cariño. No sé por qué.
Y... ¿lo del poso de café ha sido una indirecta? :O


Luz.